Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí, Si continuas navegando estás aceptándola.
EU | ES
Menu
Logo kaixo.com Logo kaixo.com
Logo bilatu
Logo usuario

Trabajadores de Aernnova en Alava consideran una decisión política la ubicación de la nueva planta en Toledo


2009-01-15 12:32

VITORIA, 15 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores de las empresas alavesas del grupo Aernnova afirmaron hoy que la nueva planta de construcción del A-350, cuyos trabajos habían reclamado para las plantas vascas, se ubicará en la localidad toledana de Illescas por razones políticas.

Los comités de Aernnova, --grupo integrado por las empresas Aes, Hegal, Moasa, Ikarus, Fibertecnic y Fuasa--, con representantes de los sindicatos ELA, LAB, UGT, CCOO, CGT y USO, celebraron esta mañana una rueda de prensa en la sede de CGT en Vitoria.

En ella, el portavoz de los comités, Jesús Antolín, recordó que el mayor accionista del grupo alavés Aernnova es Caja Castilla la Mancha, una institución financiera dirigida por la clase política de esa comunidad, mientras que en el accionariado no hay ni rastro de instituciones alavesas ni vascas, que no han mostrado ningún interés en mantener sector estratégico para el territorio.

En opinión de Antolín, esta circunstancia nos coloca en una situación de inferioridad de oportunidades respecto a Castilla la Mancha, donde el Gobierno Autonómico y el Ayuntamiento de Illescas sí que han actuado con mayor implicación, atando en corto a Aernnova y llevando para sus ciudadanos 2.000 puestos de trabajo para los próximos 40 años.

En Alava contamos con la experiencia, la formación y los recursos necesarios para poder llevar a cabo este nuevo contrato de forma rentable, pero la nueva planta se ubicará en Toledo por razones políticas, dejando al sector aeronáutico alavés, en el que trabajan 2.000 personas, con un futuro muy incierto, declaró.

El portavoz denunció la manera y el momento en el que los trabajadores se enteraron de la noticia, a través de los medios y el día de Nochevieja, cuando el alcalde de Illescas, José Manuel Tofiño, declaró que había tenido conocimiento de la ubicación de la nueva planta durante el último trimestre de 2008.

Ante esto, los trabajadores consideran que las instituciones vascas y alavesas han reaccionado con silencio e indiferencia, sin implicarse para corregir la situación de muerte dulce que vive el sector aeronáutico en Alava, que no ha recibido nuevos contratos desde hace años.

En su opinión, tras el anuncio de Aernnova de que 800 trabajadores alaveses se beneficiarán del nuevo contrato del A-350 no hay otra cosa que un intento de calmar las aguas, ya que en realidad la repercusión del A-350 para los trabajadores alaveses es mínima y no contribuye a consolidar la frágil actividad del sector en la provincia.

Por último, Jesús Antolín criticó que desde hace seis meses estamos intentando entrevistarnos con la empresa, que todavía no nos ha recibido, aunque anunció para este mes de enero una reunión de la dirección con los sindicatos y no con los comités, porque el grupo Aernnova no quiere reunirse con la parte social de las empresas.


Visualizada 148 veces
+ Añadir noticia   + Modificar/borrar noticia

Insertar un comentario

Texto:
Usuario: Anónimo
Usuario registrado Antes te tienes que registrar sino serás usuario anónimo
Acepto Aviso legal
Se han encontrado 0 comentarios. Mostrando de 1 a 0

0 comentarios