Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí, Si continuas navegando estás aceptándola.
EU | ES
Menu
Logo kaixo.com Logo kaixo.com
Logo bilatu
Logo usuario

Serge Larzabal: La clave del futuro de la pesca es la transmisión


2011-09-22 19:56

Larzabal es presidente de Lekuko, asociación de pesca marítima de Baiona. Nos habla de la muestra Itsasturiak, que la asociación EKE ha organizado en San Juan de Luz.

Serge Larzabal (1962, San Juan de Luz, Lapurdi) es presidente de Lekuko, asociación de pesca marítima de Baiona. Con motivo de la muestra Itsasturiak que el Instituto Cultural Vasco / Euskal Kultur Erakundea presenta en San Juan de Luz, reflexionamos con él sobre el mundo de la mar. Desde su experiencia, Larzabal ve la muestra como una herramienta de transmisión y difusión del mundo marino, y una forma de poner en valor un oficio.

Cuéntanos cómo era la pesca en tu infancia
Soy hijo de pescador, y mi padre tenía una embarcación, así que desde pequeño estuve muy metido en el mundo de la mar. Aún así, nos mandaban a la escuela porque mis padres no querían que nuestro futuro estuviera necesariamente unido a la pesca. Mi trayectoria en la escuela fue de lo más normal, y acabé estudiando electromecánica. Pero, para cuando cumplí los 14 años, ya pasaba todos los veranos en la mar, pescando. Después de terminar la mili, mientras buscaba trabajo, empecé en el barco de mi padre, donde estuve once años. Nos dedicábamos sobre todo a la pesca de la merluza con anzuelo. Me acuerdo que, cuando empezamos, pescábamos atún con caña, pero no duró mucho.

¿Por qué tus padres no te animaron directamente desde el principio a dedicarte a la pesca?
Es lo que siempre suele pasar en estos casos: Los padres siempre quieren que sus hijos estudien y lleguen lo más lejos posible. La escuela no se me daba demasiado bien, y era bastante vago... Cuando mi padre me pidió que fuera con él a la mar, a trabajar, comprendí que había entendido lo que yo sentía por la pesca. En este oficio hay momentos más dulces que otros, pero no me arrepiento, estaba orgulloso de ser pescador.

Tu padre, ¿te dijo que estaba orgulloso de ti?
En la generación de mi padre había mucho pudor. Nunca me habló claramente de ello, pero, a decir verdad, no tuve necesidad: he pasado once años con él en un barco, y, sabía, por su actitud y por su mirada, que estaba orgulloso de mí. Cuando dejé la pesca para asumir el cargo de presidente de Lekuko me pareció que estaba igual de contento. Nunca me ha puesto pegas, ni cuando tuve que coger su testigo en el barco.

¿Echas en falta la mar?
Nada más dejarlo, sí, sobre todo los dos primeros años. Pero no hubiera estado aquí estos últimos 21 años si no me gustara lo que hago. Cuando asumí el cargo solo tenía la obligación de ejercer durante tres años. No echo en falta el mar, pero no puedo decir lo mismo del mundo de la mar: me cruzo con profesionales todos los días, y en cuanto tengo un poco de tiempo, tengo la necesidad de caminar por un puerto. ¡Mi mujer está desesperada!

¿Cómo ves la muestra Itsasturiak?
Cuando EKE nos presentó el proyecto, dijimos que sí enseguida. Aquí existía la necesidad de algo así, ya que el público en general, y sobre todo la gente joven y la gente de interior, conoce muy poco el mundo de la pesca. Lo contrario a lo que pasa al otro lado de los Pirineos, donde todos conoces de cerca ese mundo.

¿Y por qué tanta diferencia?
No se. Es algo cultural... Aquí los pescadores vivían en el puerto, y no entendían la necesidad de hablar de ello. Mientras las cosas vayan bien, se sigue trabajando, en silencio... Por desgrac

Más información:Eitb: Serge Larzabal: La clave del futuro de la pesca es la transmisión

Visualizada 197 veces
+ Añadir noticia   + Modificar/borrar noticia

Insertar un comentario

Texto:
Usuario: Anónimo
Usuario registrado Antes te tienes que registrar sino serás usuario anónimo
Acepto Aviso legal
Se han encontrado 0 comentarios. Mostrando de 1 a 0

0 comentarios