Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí, Si continuas navegando estás aceptándola.
EU | ES
Menu
Logo kaixo.com Logo kaixo.com
Logo bilatu
Logo usuario

Madrazo cree que elaborar una Ley de Participación Ciudadana integral es un reto ineludible en la próxima legislatura


2009-01-21 13:25

Dice que consultar a la ciudadanía no es delito, sino un acto legítimo y una obligación política y ética de quien ejerce el poder

BILBAO, 21 (EUROPA PRESS)

El consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco, Javier Madrazo, consideró hoy que la elaboración de una Ley de Participación Ciudadana integral, que regule la celebración de consultas populares en todos los ámbitos de la vida pública es un reto ineludible para la próxima legislatura, que compete a todas las formación políticas, y advirtió de que ni la Constitución, ni el Gobierno del Estado pueden ser un muro de contención para el ejercicio de la participación ciudadana en Euskadi.

Madrazo intervino hoy en el acto de inauguración del seminario Participación ciudadana y democracia. Experiencias internacionales, que se celebró en el Palacio Euskalduna de Bilbao, organizado por el Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales.

Para el consejero de Vivienda y Asuntos Sociales, el alejamiento entre quienes ejercen la política y la sociedad es una realidad innegable, que nos obliga a un replanteamiento global de nuestra actuación. Tras advertir de que no hay recetas mágicas, aseguró que la solución, si llega, será necesariamente a través de la participación ciudadana.

En ese sentido, apuntó que hay instrumentos legales para ello y recordó el artículo 9.2 del Estatuto de Autonomía, que establece la obligación de los poderes públicos, en el ámbito de sus atribuciones, de facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, social y cultural del País Vasco.

Madrazo apostó por una Ley de Participación Ciudadana integral, que regule la celebración de consultas populares en todos los ámbitos de la vida pública: políticos, económicos, laborales, fiscales, sociales, culturales o medioambientales, porque opinar, pensar, votar, tomar en consideración lo que las personas desean supone reforzar la democracia, respetar la pluralidad y fomentar el diálogo y el consenso entre la ciudadanía, las formaciones políticas y las instituciones.

CONSULTAR NO ES DELITO

Según remarcó, consultar a la ciudadanía no es un delito, al contrario, es un acto legítimo y una obligación política y ética de quienes ejercen el poder.

El consejero censuró que la democracia representativa no admite como válida la democracia participativa, al contrario, la descalifica, la niega y amenaza su ejercicio con las armas que le da el poder: los medios de comunicación y las instituciones, incluidos los Tribunales de Justicia, que por definición habrían de ser independientes, al igual que se presupone habrían de serlo la prensa, la radio o la televisión.

Madrazo reconoció que la participación genera miedo al poder establecido y, por ello, la rechazan, y, en esta cruzada se unen como sólo saben hacerlo quienes ven en peligro sus privilegios. Según insistió, la participación ciudadana significa compartir el poder, y esto no gusta a quienes lo detentan.

Participación ciudadana implica escuchar antes de hablar. No se trata sólo de informar ni tampoco se trata de recabar información. Es preciso asumir que la participación ciudadana es un derecho humano fundamental, que nadie puede coartar o limitar, y menos aún vetar. La democracia directa se presenta así como una alternativa legítima a la democracia representativa, reiteró.

A su entender, el saneamiento de nuestro modelo democrático pasa por una democracia directa, por habilitar instrumentos, herramientas y espacios para que cada vez sean más las personas que participen en la deliberación, en el diseño y en el desarrollo de las políticas públicas, de la política en general.

Madrazo aseguró que las personas tienen cosas que decir en relación con el desarrollo urbanístico de los pueblos y ciudades en las que viven, con las grandes infraestructuras, con los servicios sociales, con la defensa del medio ambiente o con materias tan diversas como son la inmigración, la atención a menores o a personas mayores y el destino de los impuestos que pagamos.

CAPACIDAD DE DECISION

No obstante, advirtió de que la participación ciudadana, para ser eficaz, deber ir acompañada de capacidad de decisión, porque, si no es así, sólo genera frustración.

Madrazo insistió en que la legitimidad de nuestro modelo democrático y de nuestras instituciones pasa por articular mecanismos que propicien, fomenten y posibiliten la participación ciudadana, la de una ciudadanía cada vez más concienciada, más reflexiva y más activa. Una ciudadanía más formada e informada, una ciudadanía que trabaja por el desarrollo de la sociedad en la que vive en condiciones de igualdad y en libertad, concluyó.


Visualizada 65 veces
+ Añadir noticia   + Modificar/borrar noticia

Insertar un comentario

Texto:
Usuario: Anónimo
Usuario registrado Antes te tienes que registrar sino serás usuario anónimo
Acepto Aviso legal
Se han encontrado 0 comentarios. Mostrando de 1 a 0

0 comentarios