Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí, Si continuas navegando estás aceptándola.
EU | ES
Menu
Logo kaixo.com Logo kaixo.com
Logo bilatu
Logo usuario

La población rumana y búlgara empadronada en Navarra se ha multiplicado por 12 desde 2001


2009-01-13 16:13

El último número de la publicación Enfoques del Gobierno de Navarra estudia la situación y trayectoria de ambos colectivos de inmigrantes

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS)

La población rumana y búlgara empadronada en Navarra suponía el 1 de enero de 2008 un total de 10.573 personas, una cifra que multiplicaba por doce la registrada en 2001, con 870 personas. En concreto, en 2001 los búlgaros residentes en la Comunidado foral sumaban 482 personas y los rumanos residentes ascendían a 388. En 2008, la población búlgara se situó en 5.462 personas y los residentes rumanos eran 5.111, dos colectivos que en conjunto suponían el 16 por ciento de la población extranjera residente en Navarra.

Estos y otros datos referidos a la situación y trayectoria en Navarra de ambos colectivos de inmigrantes se recogen en el tercer número del boletín Enfoques, publicación trimestral del Observatorio Permanente de la Oficina de Atención a la Inmigración del Gobierno de Navarra, cuyo objetivo es ofrecer información periódica sobre el fenómeno migratorio en la Comunidad Foral y que se distribuye a través de Internet a 600 destinatarios a través de suscripción gratuita.

El tercer número de Enfoques, que lleva por título Bulgaria y Rumania, presenta un análisis de la población rumana y búlgara residente en Navarra, dos de los colectivos más numerosos en la Comunidad Foral y que desde el 1 de enero de 2009 pueden circular libremente por España para trabajar tras finalizar la moratoria de dos años.

Las 5.462 personas de nacionalidad búlgara residentes en Navarra a día 1 de enero de 2008 suponían un 8,5 por ciento del total de extranjeros empadronados. Esta cifra sitúa a Navarra en segundo lugar en lo que a proporción de personas búlgaras entre los inmigrantes residentes se refiere, por detrás de Castilla y León (24.238 personas, el 17,7% de la población inmigrante). En el caso de los residentes rumanos, las 5.111 personas empadronadas representaban hace un año el 8 por ciento del total de la población. En este caso, Navarra se encontraba por debajo de la media estatal y sólo comunidades como Galicia, Murcia, Baleares o Canarias tienen porcentajes inferiores.

Entre otros datos destacados, la publicación Enfoques señala que Bulgaria es el tercer país, tras Ecuador y Marruecos, que tiene un mayor número de población empadronada en Navarra a 1 de enero de 2008 y Rumania, por su parte, se sitúa como el quinto país con presencia en nuestra comunidad.

Del análisis que realiza la revista se desprende que la inmigración que recibe Navarra ha experimentado importantes cambios cuantitativos y cualitativos en los últimos años. En concreto, en enero de 2004 los cuatro países con más población residente en Navarra eran Ecuador, Colombia, Marruecos y Argelia. Cuatro años después, el orden cambió y eran Ecuador, Marruecos, Bulgaria, Portugal y Rumania los países con mayor número de personas empadronadas, que en conjunto suponían algo más de la mitad de la población extranjera residente en la Comunidad Foral.

En el contexto del fenómeno migratorio de Navarra, los flujos de población búlgara y rumana han sido más o menos constantes desde el año 2000, con un incremento destacado entre 2001 y 2003 como consecuencia de la supresión del visado que facilitó la circulación como turistas por el interior del espacio Schegen para estancias no superiores a tres meses y un marcado crecimiento en la llegada de población de los dos países a partir de su entrada en a UE-27 en el año 2007.

ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN Y EMPLEO

La población extranjera que reside en Navarra tiene mayor proporción de hombres que de mujeres, pero en el caso de Bulgaria el índice de masculinización es más elevado. En el caso de Rumania, el índice se asemeja a la media. Ambas poblaciones se caracterizan por una presencia mayor en los tramos centrales de edad, que se corresponden con las personas en edad activa.

En lo que se refiere a la actividad laboral, el análisis indica que el 65 por ciento de las personas procedentes de Bulgaria y Rumania se encontraba trabajando antes de iniciar el proceso migratorio, lo que indica el alto nivel de actividad de ambos colectivos en sus países de origen.

Ya como residentes en Navarra, las personas búlgaras trabajadoras suponían a 1 de enero de 2008 el 8 por ciento del conjunto de afiliaciones a la Seguridad Social entre la población extranjera, el mismo porcentaje que alcanzaban las personas rumanas trabajadoras en la Comunidad Foral en la misma fecha.

Ambos países concentraban la mayor parte de las filiaciones en el Régimen General (72% en el caso de la población búlgara y 58% en el de los rumanos). El análisis llevado a cabo por la Oficina de Atención a la Inmigración señala, además, que las personas autónomas y trabajadoras por cuenta propia rumanas y búlgaras no han estado sujetas a las restricciones laborales establecidas por la moratoria, lo que explica que casi el 30 por ciento de las personas rumanas afiliadas lo estén al régimen de Autónomos, cifra muy superior a la media del total de extranjeros (9%). La cifra se sitúa en el 12 por ciento en el caso del colectivo búlgaro.

También destaca el peso de las afiliaciones al régimen Agrario de la población rumana (9%), seis veces más que para la población total, así como la proporción de personas empleadas (la mayoría mujeres) del régimen de Hogar de la población búlgara (10%) que supera en ocho puntos al conjunto de afiliaciones.

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN

El tercer número de Enfoques aporta datos que detallan la distribución de la población búlgara y rumana en Navarra por municipios, así como su comparación con la distribución total de la población extranjera empadronada. Entre esos datos destaca que el 66 por ciento de la población búlgara se ubica en la capital, cifra que es once puntos superior si se compara con el conjunto de la población extranjera.

También es destacable la elevada representación de este colectivo en la Zona Media, mientras que en la Ribera su presencia es menor en relación al conjunto de personas extranjeras. En cuanto a la población rumana, más de la mitad (53%) se concentra en Pamplona, pero su presencia es también elevada en la zona Noroeste y Pirineo en comparación el total de población extranjera en estas zonas.

Los municipios donde mayor presencia numérica (más de 100 personas) tienen ambos colectivos son, en el caso de la población búlgara, Pamplona, Tafalla, Barañáin, Burlada, Ansoáin, Fustiñana, Zizur Mayor, Berriozar y Tudela. Estas localidades tienen relevancia cuantitativa, pues entre ellas agrupan el 75 por ciento de la población búlgara en nuestra comunidad.

No obstante, la proporción de este colectivo en el conjunto de población extranjera es superior a la media en localidades como Lekunberri, Fustiñana, Tafalla, Cabanillas, Beriáin o Ansoáin. En el caso de la población rumana, las localidades de Pamplona, Tudela, Barañáin, Burlada y Lodosa agrupan al 50 por ciento de los residentes y los municipios con mayor presión migratoria de este colectivo son Aoiz, Sartaguda, Olazagutía, Lodosa y Cortes.


Visualizada 1301 veces
+ Añadir noticia   + Modificar/borrar noticia

Insertar un comentario

Texto:
Usuario: Anónimo
Usuario registrado Antes te tienes que registrar sino serás usuario anónimo
Acepto Aviso legal
Se han encontrado 0 comentarios. Mostrando de 1 a 0

0 comentarios