Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí, Si continuas navegando estás aceptándola.
EU | ES
Menu
Logo kaixo.com Logo kaixo.com
Logo bilatu
Logo usuario

Expedición Lhotse: Unos lo llaman aclimatación, otros sadomasoquismo


2011-05-02 10:17

Juanito Oiarzabal, Lolo Gonzalez y Juanjo Garra se palntan en el campo base.

Después de la noche Toledana en el campo I, que os relatamos en la anterior crónica, tocaba volver a empezar, y más cuando tienes al lado un animal de las cumbres, un insistente taladro que te recuerda que hemos de subir, que hemos de instalar, que hemos de aclimatar, que hemos de portear, que hacemos tarde? esa es la idiosincracia del hiperactivo Juanito!

El miércoles 27 de abril, a las 4?30 h de la madrugada estamos desayunando en la tienda comedor, un té, un café con leche (preparado en termo la noche anterior) y algún atrevido unas galletas príncipe, es lo que da de sí la hora. A las cinco de la madrugada empezamos nuestro deambular. Primero son 15 minutos para calentar el organismo, antes de ponernos los crampones en el glaciar. Ya conocemos el Solo Khumbu de veces anteriores, vamos ostensiblemente más rápidos, las escaleras que nos protegen del fondo de las grietas nos son más propicias.

Contamos con dos sherpas de altura para cinco expedicionarios, para facilitar la tarea de largos porteos que conlleva la equipación de la ruta de una montaña como el Lhotse. Ellos son Norbuck y Lakpa. Hasta ahora no han tenido mucho trabajo; resfriados inoportunos y toses generalizadas daban al trasto con el traslado de parte del material. Ellos parten delante nuestro para realizar un porteo al campo II y bajarse a dormir el mismo día al campo base.

La primera sorpresa la encontramos al llegar al Campo I. Nuestros sherpas porteaban con menos carga para coger material de ese campo hacia el Campo II. Curiosamente, siempre surge un mal entendido, y así es, parte del material lo acabamos porteando nosotros. Con las mochilas aumentadas de talla y peso, nos enfrentamos a la segunda y temida etapa de la jornada, el valle del silencio. A penas representan 400 m de desnivel, pero tienen trampa. Es un valle con una disposición geográfica muy particular, hendido entre los contrafuertes del Nupse y Everest, siendo interrumpido drásticamente al fondo por la inmensa pared del Lhotse. A pleno sol, con la reverberación de la nieve hacen de su transitar un suplicio, una inmensa y longitudinal planicie que gana lentamente metro a metro, donde la pelea está en no deshidratarse en el intento por llegar a alguna parte sorteando grietas. El consejo es llevar para ese trayecto ropa clara, para reflejar mejor los rayos asfixiantes del astro rey. Aun así, nueve insoportables horas de trayecto (con filmación incluida) nos llevan finalmente al Campo II, donde nuestros porteadores han dejado un depósito de material.

Con el ánimo que nos caracteriza, después de la espartana jornada, acalorados, nos disponemos a buscar un emplazamiento para la tienda de campaña. Tiramos los últimos cartuchos paleando nieve para hacer una plataforma lo más confortable posible. Una vez estamos instalados, empezamos a fundir nieve para hidratarnos. Es un pequeño placer estar estirado a pierna suelta encima de los sacos, mientras murmuramos sobre los caprichos del trayecto.

El jueves 28, lo dedicamos a descansar. La ratonera del valle del silencio, hace que a pleno sol haya temperaturas escandalosas (34°C), pero cuando este se retira, el frio corresponde a los 6.428 m de la latitud. Estas oscilaciones térmicas, juegan malas pasadas a nuestro organismo, que no sabe a qué atenerse. A media mañana hemos de poner los sacos de dormir cubriendo la tienda para protegernos de la calima insoportable. Si fuera de la tienda se está mal, dentro peor. Ordenamos el material lo mejor posible y nos dedicamos a contarnos batallitas anteriores y futuros anhelos.

El viernes 29 ya va en serio, hacemos lo que los alpinistas calificamos como una punta de altura. Intentamos subir lo más alto posible para que el organismo se aclimate a ese medio que nos es hostil, y recuerde (un acto que algunos calificaría

Más información:Eitb: Expedición Lhotse: Unos lo llaman aclimatación, otros sadomasoquismo

Visualizada 57 veces
+ Añadir noticia   + Modificar/borrar noticia

Insertar un comentario

Texto:
Usuario: Anónimo
Usuario registrado Antes te tienes que registrar sino serás usuario anónimo
Acepto Aviso legal
Se han encontrado 0 comentarios. Mostrando de 1 a 0

0 comentarios