Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí, Si continuas navegando estás aceptándola.
EU | ES
Menu
Logo kaixo.com Logo kaixo.com
Logo bilatu
Logo usuario

Ampl.-Condenan a casi 18 años de cárcel a la ex pareja de Ofelia Hernández por asesinarla y maltratarla


2006-11-21 16:17

La sentencia afirma que la sometió, desde el principio de su vida en común, a agresiones, insultos, humillaciones y amenazas de muerte

BILBAO, 21 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Bizkaia ha impuesto la pena de 17 años y nueve meses de cárcel a Felipe Ardanza, ex pareja de Ofelia Hernández, a la que asesinó y maltrató. La víctima falleció el 16 de enero de 2005, un día después de que le asestara una cuchillada que le causó la muerte. La condena incluye el quebrantamiento de la condena que le impedía acercarse a ella, según la sentencia a la que tuvo acceso Europa Press.

El jurado popular decidió el pasado 10 de este mes considerar al procesado culpable de todos los delitos que le imputaban la fiscalía y las acusaciones particulares, como son el de asesinato con el agravante de parentesco; maltrato habitual y quebrantamiento de condena con el agravante de reincidencia.

La Audiencia vizcaína ha establecido la condena de 15 años por el delito de asesinato, el mínimo establecido, ya que el Códido Penal permite imponer hasta 20 años de prisión. La Fiscalía solicitó por este delito 17 años y seis meses de cárcel, mientras Clara Campoamor y el Ayuntamiento de Durango -que también ejercían la acusación- pidieron el máximo de 20 años.

En su resolución judicial, la magistrada-presidente, María José Martínez, considera probado que el 15 de enero de 2005, sobre las nueve y cuarto de la noche, el condenado, tras haber discutido esa tarde en una fiesta de cumpleaños con Ofelia Hernández, llegó al domicilio común de Durango donde se encontraban, además de la víctima, los dos hijos de ésta, un niño de 11 años, y una niña de cuatro, hija también del acusado.

Una vez en el interior, Ardanza se colocó un cuchillo de grandes dimensiones en la cintura y cogió otro más pequeño de 14 centímetros de hoja que se encontraba en la parte superior de un armario de baldas.

Según recoge la sentencia, el condenado se dirigió a Ofelia Hernández y, con la idea de acabar con su vida, de forma súbita e inesperada y conociendo que ésta no tenía posibilidad alguna de defenderse o reaccionar, le clavó el cuchillo más pequeño en el abdomen. La víctima falleció un día después en el hospital de Galdakao, como consecuencia de las heridas ocasionadas por el Felipe Ardanza, que fue detenido también ese mismo día por la Ertzaintza.

La magistrada señala en la sentencia que el condenado estaba diagnosticado de un trastorno límite de la personalidad con patrón de abuso a alcohol. Asimismo, se apunta que ese día Felipe Ardanza había ingerido alcohol, así como la medicación que tenía prescrita, pero que no le afectó a sus capacidades para conocer el alcance de sus actos y actuar en su consecuencia.

Por otra parte, en la sentencia se considera también como hechos probados que, desde el inicio de la vida en común de la pareja, Felipe Ardanza atentó contra la paz familiar de forma continua y reiteradamente, agrediendo físicamente a Ofelia mediante empujones, tirones de pelo, patadas, codazos y también psíquicamente con insultos, menosprecios, humillaciones y amenazas de muerte.

CONDENA

La magistrada explica que, a la hora de imponer la condena de 15 años de prisión (pena mínima prevista por delito de asesinato), ha valorado la naturaleza e intensidad, tanto de la agravante de parentesco como la atenuante de reparación del daño que concurrían en este caso, según el veredicto del jurado.

Asimismo, ha considerado procedente fijar esta pena teniendo en cuenta las circunstancias de que el acusado presenta un trastorno límite de la personalidad con patrón de abuso versus dependencia al alcohol y otras drogas, así como el reconocimiento por parte del condenado, casi en su totalidad, de los hechos.

La resolución también condena a Felipe Ardanza a mantenerse, al menos, a una distancia de 500 metros de los hijos de Ofelia Hernández y a no comunicarse con ellos durante 20 años. Asimismo, se le priva del derecho a la tenencia y porte de armas por cinco años. Además, deberá indeminizar a cada uno de los menores con la cuantía de 86.516,46 euros.

PETICIONES DE LA ACUSACION

La fiscal pidió un total de 21 años y medio de prisión para el acusado, 17 años y seis meses de cárcel por el delito de asesinato, al tener en cuenta que el tribunal popular había aceptado la atenuante de la reparación parcial del daño causado por la consignación de 36.000 euros que el procesado realizó para los hijos de la víctima, uno de ellos, una niña, hija también del condenado.

Asimismo, solicitó la prohibición de que el condenado se acerque a menos de 500 metros a los hijos de Ofelia Hernández o se comunique con ellos durante un periodo de 25 años. Por el delito de maltrato habitual la representante del ministerio público pidió tres años de prisión y por el de reincidencia en el quebrantamiento de condena que le impedía acercarse a Ofelia Hernández un año.

Por su parte, las acusaciones ejercidas por el Ayuntamiento de Durango y la asociación Clara Campoamor solicitaron un total de 24 años de prisión, 20 por un delito de asesinato, tres años por un delito de maltrato y un año por quebrantamiento de condena.

Además, la defensa pidió, tras conocer el veredicto del jurado, la pena más baja por asesinato, de 15 años, que finalmente le ha impuesto el Tribunal. Asimismo, por el delito de quebrantamiento de condena mantuvo su petición de nueve meses, mientras que por el de maltrato habitual, por el que previamente no había solicitado pena, reclama, tras la decisión del Tribunal popular, una pena de un año y nueve meses.


Visualizada 939 veces
+ Añadir noticia   + Modificar/borrar noticia

Insertar un comentario

Texto:
Usuario: Anónimo
Usuario registrado Antes te tienes que registrar sino serás usuario anónimo
Acepto Aviso legal
Se han encontrado 0 comentarios. Mostrando de 1 a 0

0 comentarios